Una enorme deuda, un soñador…


Esta semana me presento ante el gobierno de mi estado para afinar los detalles de un plan integral para la apicultura que el nuevo gobernador me encargara unas semanas antes.

Al hablar de la importancia de la apicultura y los retos que encara, me decía; “No hay dinero para nada… pero de alguna forma, para la apicultura y para las personas que más nos necesitan, no sé cómo, pero encontramos algo Aurelio…”

Con la encomienda en mano, me di a la tarea de formular en detalle un plan comprensible y además, en completa austeridad que la situación actual amerita. Me toco estar frente a un hombre que acostumbrado a los excesos presupuestales del ayer, que nos dejan endeudados hoy, me presentaba un plan de desarrollo de un rubro agropecuario que quería incluir la apicultura como parte de su plan. Al ver que su plan consistía no en propuesta, sino en requerir presupuesto para gastos tontos, le dije; “El estado está en bancarrota, y tu propuesta en apogeo de dinero, y te pregunto, ¿de donde quieres que saquen para camionetas nuevas, oficinas y talleres, si ni siquiera tienes definido el propósito y objetivo final de tu petición, pero si la marca de los coches que pides…?” ¡Caramba…!

Los presupuestos se han gastado así, con lujo de bancarrota moral, derrumbe de responsabilidad cívica, y hoy en día, nos toca pagar los platos rotos.

Ahora que me preparo para presentarme ante las autoridades estatales, una noticia en un medio nacional me dice que el gobierno del estado de chihuahua, tiene una deuda; son 7 mil millones de pesos, que en lenguaje de apicultura sería el equivalente a poder comprar 4.5 millones de colmenas, con abejas, equipo nuevo, dos o tres alzas. En México se dice que tenemos 1.5 o 2 millones de colmenas según quien lo diga y a según le convengan las cifras. En USA tienen 2.5 millones entonces, si tomamos la cifra más alta de colmenas estimadas existentes en México, y las de USA, la deuda en Chihuahua es el equivalente al valor de todas las colmenas que existen en México y en USA, ¡juntas! Así de leproso le dejaron el estado al gobernador amigo de los apicultores.

Me presento con mi plan austero, contando los centavos y moneditas, tratando de no ser esplendido con nada, y lo hago sin ser funcionario ni trabajador reenumerado del estado, lo hago como un ciudadano que se preocupa por su estado, las abejas y el futuro que nos espera sin ellas. Mi gobernador el soñador, el que sueña con un nuevo amanecer en nuestro estado, una apicultura sana, los pueblos marginados con abejas como detonante de su economía, las amas de casa en las aldeas y ejidos remotos con abejas en sus patios para endulzar su café, tener cera para sus cremas y velas, a ese gobernador le cortaron las piernas antes de salir de la meta. Pero aun así, le apuesto a la carrera porque yo también como lisiado que soy, camino con dificultad y entiendo la lucha de los que no tenemos todo a nuestro favor para caminar, y mucho menos correr. Me uno porque en este país de deudas y endeudados, nos ha tocado bailar con la más fea y de alguna forma, pienso como mi gobernador, que de alguna forma, en algún lugar, encontraremos la manera de sacar esto adelante. Me uno a la lucha, porque yo también soy víctima de crítica porque al caminar con piernas destruidas y mi bastón, camino lento, me tropiezo con cualquier piedra, pero me levanto sacudiendo el polvo y sobando mis heridas, y camino porque nací para caminar…

Creo en México y creo en mi gente. Creo en la bondad de los apicultores y creo que con la apicultura podemos llevar esperanza a muchos lugares. Creo porque no me queda más que creer y porque mis opciones de esperanza son ya muy pocas, creo porque él no creer es un abismo que me llama y me atrae, y me quiere acorralar para destruirme. Creo porque veo esperanza, creo y le apuesto a sabiendas que el estado esta leproso y apestado porque la sangre se la gastan en Europa y La Vegas los vende patrias que nos abandonaron en este baile de feas…

Algo sobre la deuda en Chihuahua, explicado con lenguaje de abejas…

Corrección….

Esta mañana cometí un pequeño error de cálculos y cifras al hablar de la deuda que se ha heredado en Chihuahua.

Dije que eran 7 000 millones de pesos los que dejaba de deuda la y que en el lenguaje de la apicultura era el equivalente a poder comprar 4.5 millones de colmenas, con abejas, equipo nuevo, dos o tres alzas. Que en México se dice que tenemos 1.5 o 2 millones de colmenas según quien lo diga y a según le convengan las cifras. Que en USA tienen 2.5 millones entonces, y que si tomamos la cifra más alta de colmenas estimadas existentes en México, y las de USA, la deuda en Chihuahua es el equivalente al valor de todas las colmenas que existen en México y en USA, ¡juntas!

Los 7 000 millones solo es el déficit con el que tiene que trabajar el nuevo gobernador –Uff… ¡Qué alivio…!

La deuda en realidad se valora en 42 000 millones de pesos

Si calculamos en lenguaje de apicultura la deuda –olvidándonos del déficit, sería suficiente como para comprar 28 millones de colmenas, suficientes como para perder en México todas las abejas africanas y no, unos 14 años consecutivos y remplazar todos los apiarios con abejas y equipos nuevos por 14 años.

Creo que sería suficiente como para comprar un buen abogado y llevar a la cárcel a los canallas que nos han dejado con una mano atrás y otra adelante…

REGLAS DEL SITIO
REDES SOCIALES
Prohibido el contenido ofensivo.
No al SPAM.
No a la publicidad abusiva.
No se permite la difusión de ningún material con derechos de autor.
La decisión del administrador es definitiva.
Por favor se decente.
Haz Click Aquí para ver más reglas
WHATSAPP
CONTÁCTAME
  • Foro Apicola Mexicano
  • Twitter Aurelio Páez