Mortandad de Abejas; ¿el precio del progreso?



Del 1981 al 2005; se perdió más de la mitad de las abejas…

Dentro de mi ignorancia, enorme ignorancia – entiendo, leo e intento deducir que el genoma de los seres vivos, es algo así como el gran mapa o plano de ese ser, es donde está toda la información que comprende lo que el ser es; es los mapamundis de lo que somos cada uno de los seres vivos. En 2006, un científico llamado Claudianos, descubrió o identifico que las abejas están genéticamente deficientes de genomas que permiten las enzimas que promueven la desintoxicación de los organismos cuando son invadidos o expuestos a venenos y substancias dañinas.

Durante los experimentos, se ha determinado que la abeja tiene una sensibilidad especial a los pesticidas y es por ello, que la población general de colmenas ha declinado en un 45% en los últimos 60 años. (NAS, 2007)

La mayoría de la mortandad registrada del 1966 al 1979 se le puede atribuir a los pesticidas. En USA, país altamente industrializado y con un campo lleno de innovaciones tecnológicas y nuevos agroquímicos, la pérdida de colmenas fue especialmente severa durante del 1981 al 2005, donde las pérdidas se registraron a partir de un total de 4.2 millones de colmenas a 2.4 millones de colmenas para el año 2005. Durante esa temporadas de enormes pérdidas, la aparición en el año 1984 del Acarapis woodi, y el Varroa en el 1987, contribuyeron pero, no fueron la única causa de las enormes pérdidas. Fue también durante esos años que las semillas genéticamente modificadas y dos nuevas clases de pesticidas sistemáticos fueron introducidas a los mercados, remplazando pesticidas obsoletos.

Ya sea por coincidencia o culpa, más de la mitad de las abejas en las áreas donde se introducen esos químicos y semillas genéticamente modificadas se perdieron y siguen siendo afectadas.

Los desiertos verdes…

En el año 1996, las primeras variedades de plantas resistentes a herbicidas o que tenían por diseño, la capacidad de matar insectos, fueron introducidos en USA. De esas plantas, la soya y el algodón, con un diseño de ingeniería genética, fueron rápidamente utilizados no solo en USA, sino a través de todo el mundo y de ahí, le siguió la implementación de maíz OGM. Ya para el final del año 2007, se habrían plantado 113 millones de hectáreas de OGMs por el mundo entero; 113 millones de hectáreas que por diseño fueron creadas para matar insectos y entre ellos, a nuestras abejas (Lemaux, 2008). El sistema anti insectos de la semilla modificada, el Bt o Bacillos thuringensis (Bt), también es utilizado para el control de la polilla de la cera por los apicultores, ahora se usa en manzana, zarzamoras, cacahuates, arroz, soya, girasoles y muchos otros. Numerosos estudios han determinado que el Bt en el maíz y otras plantas, no afecta las abejas (Lemaux, 2008) (Duan et al., 2008) y con el uso menos intensivo de los pesticidas en estas plantas y árboles, pareciera que las abejas hubieran encontrado un aliado en las semillas genéticamente modificadas – pero, ¿será?

Para que la eficacia de los OGMs sea sustentable, no solo se debe depender de su capacidad de crear el Bt como forma de control contra los insectos dañinos, para que sea efectivos los OGMs, se utilizan grandes cantidades de herbicidas que, por diseño, los OGMs han sido creados para resistir y no afectarles. Pero el Glifosato, la base de una serie de herbicidas utilizados en estas semillas, no solo matan la mala yerba, matan simplemente toda la yerba que no sea OGMs, y desafortunadamente para nosotros los apicultores, el Glifosato mata no solo durante la aplicación directa sobre los cultivos, donde mata yerbas que benefician a las abejas; el Glifosato se traslada de los campos agrícolas por accidente y la erosión causada por el viento y el agua. El Glifosato viaja por los mantos acuíferos, ríos y arroyos, donde será utilizado para riego y continuara matando puesto que los ingredientes activos en el Glifosato, se reportan que continúan activos por más de 6 meses y son acumulables entre aplicación y otra. La reducción de la diversidad floral en los campos que utilizan los GMOs, es muy marcado, y donde existían enormes cantidades y variedades de plantas melíferas, ahora se han convertido en enormes desiertos verdes.

Con los campos de monocultivos, se ha creado una dieta muy limitada y de corto tiempo para las abejas, y la alimentación no diversa, ha creado generaciones de abejas susceptibles a las enfermedades como la Nosema Ceranae que se caracteriza por ser una enfermedad de abejas mal nutridas. (Eischen and Graham 2008)

REGLAS DEL SITIO
REDES SOCIALES
Prohibido el contenido ofensivo.
No al SPAM.
No a la publicidad abusiva.
No se permite la difusión de ningún material con derechos de autor.
La decisión del administrador es definitiva.
Por favor se decente.
Haz Click Aquí para ver más reglas
WHATSAPP
CONTÁCTAME
  • Foro Apicola Mexicano
  • Twitter Aurelio Páez