La Hebra



Fue en una cena navideña, de fiesta y algarabía que vi a la hebra por primera vez. Trataba de ocultar varios platos con alimentos debajo de su chamarra y por ser tan flaca, el bulto más que gracioso era grotesco. De escasos 6 años de edad, vestía unos pantalones más grandes que su esqueleto, una chamarra dos veces más grande que su edad y unas sandalias más pequeñas que su pie. De las sandalias se proyectaba un dedo que, como en forma de protesta había roto el telón y salía a la luz, como reclamando lo apretujado de su existencia. La Hebra no se percataba que la observaba, se movía con rapidez sin lograr ocultar su botín. Después de esa ocasión, la vi llegar en algunas ocasiones a nuestros convivios con su ejército de chamacos. Un ejército de ratones todos hambrientos y armados con rostros amables pero de largas garras. Me era divertido ver como ellos llegaban al desayuno infantil ofrecido por mi hermana, y me asombraba la capacidad de cargas ocultas que este ejército de malandros tenia. Robaban comida y para mí, el robo de alimentos o libros es robo justificado. Por si las moscas, ruego a Dios padre el perdón de mi pecado de justificar delitos y clasificarlos sin su autorización protocolaria.

Pasado un tiempo, Mama Hebra llego a la casa hogar que yo dirigía, para internar a la hebra maligna, hebra hija del más allá pero no tan acá –según mama hebra.

La hebra con una enorme inquietud por todo menos por el aprendizaje escolar, causaba revueltas en todo lo que tocaba. Las chamacas la agredían y ella las provocaba, ella tomaba prestado lo ajeno, y lo ajeno encontraba la manera de delatarla y sin penumbras, los dueños de lo tomado, aplicaban auto defensa, auto justicia y auto exilios contra la menor que a menudo se veía hablando con piedras por falta de juguetes. No por falta de objetos con que jugar sino porque la excluían del privilegio. Ella se escapaba y salía de la casa hogar después de unos meses de estar ahí, y meses después regresaba a tomar el lugar que veía como suyo. El ir y venir deja estragos como las olas en las rocas de la mar. El ir y venir te ofrece un naufragio porque te puede alejar de la esperanza y seguridad de la tierra firme. El ir y venir agota las ilusiones de un buen amanecer y un próspero mañana y te secuestra un día, y te deja en el ir, para no permitirte nunca más el venir…

Su madre fue prostituta y desventurada descuidada de sus obligaciones maternales –al igual que su abuela. La hebra también llego a la etapa de adulto con la escuela que recibiera de sus ancestros.

Fue en una noche que celebrábamos la navidad que la vi regresar a la casa hogar, llevaba consigo una bebe, que al igual que ella, llevaba el rostro lleno de humo.

“Es que no tengo calentón, y quemamos una llanta para calentarnos…” –decía la ya, señora hebra. Insistí que se quedara ahí, pero la calle jala a quien bien le sirve….

En estas épocas navideñas recuerdo a la hebra y muchas más que el ir y venir se ha llevado. Recuerdo y me pregunto quién es el endeudado de esas vidas perdidas en el inventario de seres preciosos que Dios nos ha dado. Recuerdo porque no puedo hacer más que eso por ellos, recuerdo porque en mi memoria busco el acto humano que me exime de culpa. Y su existencia hiere la memoria de los que tenemos la necesidad de hacer algo, por las hebras que el mar arroja a la playa para después reclamar.

Camino en la arena de mi mar buscando hebras que la mar arroja, camino ahora cojeando y con un bordón. Camino y no quiero dejar esa playa por varios motivos, pero no la dejo más porque el sonido de las olas que se estrellan contra las rocas, disfraza los latidos de mi corazón que se desgarra buscando hebras que el mar ha de retornar. El estruendo del mar me ensordece del estruendo de mis recuerdos y camino deseando que el mar y la playa nunca alcancen el sol que me promete un nuevo amanecer.

5 vistas
REGLAS DEL SITIO
REDES SOCIALES
Prohibido el contenido ofensivo.
No al SPAM.
No a la publicidad abusiva.
No se permite la difusión de ningún material con derechos de autor.
La decisión del administrador es definitiva.
Por favor se decente.
Haz Click Aquí para ver más reglas
WHATSAPP
CONTÁCTAME
  • Foro Apicola Mexicano
  • Twitter Aurelio Páez