Carta a mi Padre

Actualizado: 9 de oct de 2018



Querido padre, ya es casi un año desde tu partida, y aun que fuimos uno parte del otro, aun tengo mucho que aprender de ti. Me haces falta, necesito de tu consejo, tu cariño, tu abrazo, pero ya no estas. Fui ingrato con la vida al no comprender que tenia una dadiva limitada y pura en ti; que aun en medio de tus imperfecciones y defectos, eras y siempre serás mi amigo e incondicional aliado.

¿Sabes mi querido viejo que hoy aun sigo tus pasos? ¿Sabes, que tus enseñanzas y ejemplos los sigo como la marea sigue la luna? ¿Sabes que los recuerdos de tus hechos y lealtad a tus amistades vienen hacia mi como la arena del desierto en una tormenta sobre una roca?; me desgastan, me aniquilan, me cubren y luego me exponen ante los elementos para demostrar quien soy...que soy…

Debería de haberte dicho mas veces que te amo, debería de haber tomado tu mano en reverencia y venerarla cuando te tuve, pero el éxito de ser un hombre maduro evita ver el destino inevitable de todas las vidas; y la eternidad es el factor necio que conjuga vilmente los sentimientos. Hoy en dia sigo tus pasos y el destino que marcaron mi existencia. Vivo alimentado de las semillas que sembraron en mi tu y mi madre. El Cristo resucitado, el amor por las letras, el altruismo y el deleite por las cosas sencillas de la vida; azotan mi espalda y todos mis miembros, penetran, hieren, afligen y sanan todo a la vez. Hoy continuo trabajando con mis abejas, la herencia que me dejo tu padre.

Es invierno ya, y siento mucho no haber corrido a encender tu calentón; no te preocupes, el mío ya esta con brazas de nogal. No se porque, pero siento frio cuando siento tu ausencia, y me levanto con ansias, te busco, escucho tu respirar, y luego me percato que mi cuerpo imita tu lamento y aflicción en tu lecho de muerte. No te preocupes por mi, arrime leña suficiente para el invierno y no sufriremos frio, ya prepare las abejas y aun continuo alimentando las mas débiles para garantizar su sobrevivencia. El precio de la azúcar se elevo en tu ausencia, y el precio de la miel continua a la alza. Si, ya leí todos los indicadores y si, no te preocupes, continuare monitoreando el producto interno e índice de consumo internacional. Pero tu ya no te preocupes, camina en tu cielo, estampa tu presencia con tu silencio como siempre lo hiciste, ayúdale a alguien, dale aliento y consejo a algún vago. Mi hermoso tío Andrés aun llora cuando me ve; le recuerdo a ti. Hoy continuare alimentando mis abejas, y las mas débiles, las arropare para que el frio no les afecte tanto. La nueva torta de proteína, lípidos, aminoácidos y minerales me esta resultando efectiva, la población es fuerte en la mayoría de ellas, y con el alimento iniciado en esta semana, me garantiza tres ciclos de producción antes de la floración del almendro y la manzana. Te prometo que cuando tengan flor los arboles frutales de mi huerto, te llevare un ramo. Siempre te encantaron los arboles, siempre amaste el fruto de los tuyos, pero de los míos, no te compartí por la abundancia de fruto en tu jardín y no creí que significaría nada, pero hoy, para mi si significa tu ausencia y mi necesidad de mantenerte vivo en mis recuerdos, en mi vida, en mis actos cotidianos. Necesito verte en mi huerto, y caminar con tu serrucho y podar cuanta rama esta mal lograda, necesito que me digas que les falta agua, que el abono que compre no es bueno, que el estiércol es mejor.

Quisiera poder apartar la tierra con mis manos, y descubrir tus cenizas, secuestrarlas y llevarlas en mi piel. No te preocupes y no me lo tomes en serio; que no lo hare. Te amo mi viejito, siempre lo hice, siempre lo hare. Y la primavera llegara… Y con ella, la floración y el néctar, la miel de mezquite, hare mis núcleos, pintare mis cajones y todo aparentara estar renovado. No se si me puedes recomendar algo para que la vida regrese a mi, para reparar la piel que se me rompe y aflige, para regresar el néctar dulce a mi corazón, de cualquier manera; espero tu presencia en mi huerto en primavera para caminar juntos envueltos en el perfume de los duraznos.


"No se si me puedes recomendar algo para que la vida regrese a mi, para reparar la piel que se me rompe y aflige, para regresar el nectar dulce a mi corazon... De cualquier manera; espero tu presencia en mi huerto en primavera para caminar juntos envueltos en el perfume de los duraznos…"


REGLAS DEL SITIO
REDES SOCIALES
Prohibido el contenido ofensivo.
No al SPAM.
No a la publicidad abusiva.
No se permite la difusión de ningún material con derechos de autor.
La decisión del administrador es definitiva.
Por favor se decente.
Haz Click Aquí para ver más reglas
WHATSAPP
CONTÁCTAME
  • Foro Apicola Mexicano
  • Twitter Aurelio Páez