EXPLORA LA BIBLIOTECA

Hablemos de Abejas...

16 de nov. de 2018

Esa Dulce Poesía de recolectar néctar.

0 comentarios

 

 

La miel, tiene una jornada y transformación previa, antes de convertirse en el líquido dorado tan preciado por tantos y por las mismas abejas. Todo inicia como una poesía…

La abeja más vieja, es la que colecta el néctar, con sus glándulas ya decadentes, aporta los últimos momentos y energía para traer el néctar a la colmena, y mesclando encimas que produce ella misma, inicia los cambios tanto físicos como químicos, que transforman el néctar a miel. La reducción del contenido de agua es esencial en el proceso.

El viento, las lluvias, la tierra fértil y el clima, todos, se conjugan en un perfecto balance y bailan al compás de los caprichos de la naturaleza. Nada ni nadie puede impedir que los campos florezcan, nada ni nadie, lograra duplicar la perfección de la perfecta sincronía de transformación que la naturaleza nos da. Y nadie ni nada podrá cambiar el rumbo de los acontecimientos naturales regidos por la armonía de las cosas. Y en cada momento, el diseño perfecto de nuestro planeta, nos hace entender que somos seres que viajamos temporalmente sobre este suelo prestado, que el sol nace y la luna crese para nuestro deleite y sobrevivencia, que todo nuestro entorno está hecho para servirnos a sobrevivir con abundancia

La abeja adulto, atraída por mensajes o por descubrimiento propio, llega a los campos con floración, y con sus ojos compuestos, logra distinguir entre las flores que tienen néctar, y las que no lo tienen a través del espectro de luz que arrojan los néctares acumulados en ellas. Una abeja prefiere recolectar del mismo tipo de néctar en los campos con diversidad de floración, y con ello, aporta la más grande de sus funciones en la cadena alimenticia que rige la economía de los pueblos; la polinización. Al llegar a la flor, el polen prácticamente “brinca” a la abeja, puesto que en su vuelo, su cuerpo se ha cargado con partículas electropositivas, que al llegar a la flor, atrae con energía electrodinámica con un fenómeno mecánico /magnético. Ya en con el polen en el cuerpo, su anatomía de perfecto diseño mecánico, provee 6 instrumentos para procesar el polen; sus patas. Las primeras 2 patas, están dotadas en forma de peine, para quitar el polen de su cuerpo, luego, auxiliándose con las glándulas generadoras de cera, mescla el polen con la cera, y comprime esta mescla en esferas – sí, el polen no se le encuentra en forma de esfera en la naturaleza, es el segundo par de patas en la abeja, que con un mecanismo parecido a una prensa, “forma” auxiliándose con la cera, las esferitas de polen que nosotros conocemos. ¿Y que se hace con esas esferas? Pues en una creatura perfecta, se le dota de todo lo necesario para cumplir con su misión; el tercer par de patas, esta proveído de “canastas” que sirven para cargar el polen hacia la colmena.

La abejita más vieja, se encarga de llevar néctar, polen y propóleos a la colmena. Al llegar a la colmena, las abejas obreras, le dan el néctar a las abejas trabajadoras adentro de la colmena, y en el momento de hacer el intercambio, las abejas más jóvenes, llenas de energía y con buenas glándulas; añaden enzimas al néctar. La abeja de casa, la que recibe el néctar, parecerá jugar con el néctar en su lengua, saca una gota, y la mete, saca una gota, y la mete otra vez, pero con ello, cumple con el inicio del proceso de deshidratación del néctar; necesario para convertir el néctar, a miel. Ya en la colmena, las abejas de casa, formaran una especie de túnel donde ellas a través de su aleteo, llevan un gran volumen de aire al néctar, y el néctar, se deshidrata lentamente, y pasa de tener un 72% de agua y un 28% de sólidos, a un 28% de agua y u 72% de solidos! Durante el proceso, las abejas estarán moviendo el néctar, y añadiéndole más enzimas. Por horas completas, toda la colmena durante la época donde abunda el néctar, las abejas trabajan duramente en deshidratar el néctar, y es muy común llegar a las colmenas, y percibir los aromas florales del néctar en proceso de deshidratación. Debo de confesar que el flujo de néctar en el desierto, arroja mieles con olor y sabor desagradable para mí, y no así para algunas personas. Cuando tenemos lluvia en el verano, las flores del desierto dan néctar en abundancia; ¡pero huele a calcetines de vendedor ambulante en las calles de Monterrey!

El proceso de deshidratación y el añadirle enzimas al néctar, cuando ya se convierte en miel, arrojara una substancia que además de ser sabrosa, tendrá propiedades curativas importantes. La miel, debido a su composición física, observa un alto índice de presión osmótica, y toda bacteria que es envuelta en la miel, es deshidratada de tal manera que es imposible que exista cuando la miel está presente. La alta presión osmótica en la miel no permite que los microbios sobrevivan, y es por ello, que la miel, es utilizada para proteger heridas o quemaduras, simplemente en su presencia; no pueden existir las bacterias o microbios, además de todos los beneficios que arrojan las enzimas biológicas.

Se dice que la miel es el único alimento que puede preservarse de por vida, y sin ningún tipo de proceso. En la tumba del conocido Rey Egipcio Tutankahmon, se encontró un recipiente con miel y aunque se había cristalizado, estaba en condiciones de ser consumida con un bolillo y café con leche.

Entradas más recientes
  • Para iniciar con este controversial tema, pongamos las reglas del lingo o lenguaje con las que hablaremos. Cuando hablamos de miel, esto es el néctar floral, que después de colectado, ha pasado por los buches o estómagos de las abejas, transportado desde las flores y ha sido depositado en las celdas. Ya en las celdas, el contenido de agua de 83% y de un 17% en sólidos, es revertido a un 83% en sólidos y un 17% en agua. El néctar es la substancia dulce que sale de las flores. Usualmente, la mayoría de nosotros extraemos la miel, cuando termina el flujo de néctar o “melada”, que es cuando la floración llegando a su cúspide, termina de producir cantidades substanciales de néctar y las abejas ya no llenan los bastidores con la rapidez deseada. Para los que con ansiedad esperan la cosecha, o que les gusta o necesitan cosechar unos cuantos bastidores a la vez, tenemos que verificar que para extraer miel, tenemos que dejar que la miel este al 80% operculada o “tapada” con cera que es el indicador que las abejas nos dan, para señalar miel que está madura. Si el resto de la miel en las celdas, esta sin opercular, se debe de verificar que la miel ya este madura para la extracción. La forma más fácil para determinar si ese bastidor que no ha sido totalmente operculado contiene miel madura, es tomar el bastidor y volteándolo con las celdas apuntando hacia abajo, se le da un golpecito al bastidor con la palma de la mano. Si observas que del bastidor salen gotas de néctar, la miel no está madura. Si la cosechas con un alto contenido de agua, y la almacenas, la mescla de miel madura y néctar que aun no ha alcanzado la madures, tu mescla completa se te puede echar a perder por el exceso de humedad. La fermentación de mieles no maduras, es un error común en los apicultores novatos y desesperados. Si te gusta el vinagre de miel, o la cerveza o vino de miel, estas mesclas son perfectas para eso. La virtud absoluta de una extracción de miel exitosa, es tener la paciencia necesaria para saber esperar. Para los que no contamos con muchas alzas para levantar torres, la extracción hormiga o por unos cuantos bastidores a la vez, puede evitar que las abejas se enjambren por falta de espacio para almacenar miel. Nunca dejes tus alzas después de la última floración antes del invierno. De hacerlo, la reina al dejar su postura como respuesta a la llegada del invierno, dejara la cámara de postura vacía, y las abejas transportaran la miel de las alzas, a la cámara de postura. Si dejas las alzas hasta el momento que la temperatura baja, la miel se cristalizara o se hara tan viscosa, que su extracción será difícil de efectuar. Es siempre mejor extraer la miel cuando la temperatura es alta, y cuando las abejas aun tienen unos días extras de flujo de néctar, para que al verse sin reservas, busquen con gran diligencia reponerse de la cosecha que has realizado. Al momento de la extracción, y si no piensas ya instalar tus alzas, es bueno dejar que las abejas limpien las alzas de toda miel que se haya quedado en las celdas. También es bueno, si al extraer tu miel en una sala de extracción, que solo dejes una ventana iluminada al final del día, para que las abejas que siempre encuentran la manera de colarse a la sala de extracción, al ver la luz, -porque son altamente atraídas a la luz, encuentren la manera de reintegrarse a sus colmenas. En las grandes salas de extracción, donde se colectan grandes cantidades de miel de diferentes lugares, es siempre sabio instalar una ventana falsa, que teniendo un foco al otro lado, lleve las abejas a una segunda cámara o jaula donde se agrupen las abejas al buscar salida. Al final del día, el enjambre de abejas a granel colectado, se pueden instalar en una cámara de cría o algunas alzas, y dándoles una reina enjaulada, se forma una colmena instantánea.
  • Una premisa universal en la producción de miel es; “Si todas las condiciones están correctas, una colmena poblada, producirá miel, una colmena muy poblada, producirá mucha miel.” Y si tu propósito principal adentro de la apicultura es la producción de miel, entonces todo lo que hagas, todas tus decisiones, todos tus esfuerzos e inversión, deberá enfocarse en producir más abejas, para que este la población en óptimas condiciones en el momento que la floración se inicia. El conocido apicultor, el Doctor C.R. Farrar demostró muchas técnicas para producir colmenas fuertes para aprovechar la temporada de producción de néctar y producir mucha miel, pero en el proceso, descubrió que una buena técnica para producir miel, deberá de llevarse con dos objetivos en mente; producir muchas abejas y evitar la enjambrazón a toda costa. Desafortunadamente por la falta de conocimientos o técnica, la apicultura en nuestro país ha sido negligente con este método, y ya sea por falta de información o temor a la enjambrazón temprana, los apicultores mantienen poblaciones mínimas al finalizar el invierno, llegando a la floración primaveral con colmenas marginales que tomaran los recursos iniciales de temporada, solo para recuperarse y elevar su población, en lugar de llevar excedentes que pueden cosecharse. Hemos creído equivocadamente que una colmena fuerte en la primavera, se enjambrara, y también es sabido, que una colmena que se enjambra, difícilmente producirá miel. En la mayoría de las técnicas para prevención de la enjambrazón, se contempla “castrar” o retirar bastidores con abejas, minimizar la postura, o disturbar el desarrollo de las colmenas y con ello, las colmenas fuertes se esfuman, y si se esfuman, la capacidad de grandes producciones de miel se reduce drásticamente. Una colmena se enjambra, cuando la cámara o cámaras de cría se “taponea” con néctar o miel, porque las abejas ya no teniendo donde poner más miel, utilizan la cámara de cría para acumular miel. El apicultor deberá de observar detenidamente esta conducta y prevenir la enjambrazón, al colocar alzas para la miel –aun cuando no tengamos floración, para que cuando la cámara, estando repleta de miel, las abejas remueva la miel de la cámara de cría, y la suban a las alzas para así, provean espacio necesario para que la reina continúe su postura de una forma normal y el mensaje de enjambrazón no aflija tus bolcillos. La clave de evitar la enjambrazón, no es el reaccionar cuando ya encuentras las celdas de enjambrazón, sino prevenir que estas se construyan y el instinto de enjambrarse inicie. Recuerda, una cámara de cría que le es permitido llenarse de miel, puede ser un detonante para una enjambrazón. Si esa es tu condición, instala inmediatamente un alza para que las abejas, al ver celdas disponibles, remuevan del nido toda la miel, y la instalen en los espacios nuevos. Nadie sabe el porqué. Pero las abejas prefieren subir la miel del nido, que bajarlo si le instalas alzas abajo del nido. Las reglas básicas para manejar la producción de néctar son; 1.- Facilitarle a la colmena fuerte, un lugar donde almacenar los recursos de miel que tienen en la cámara de cría. 2.- Mantener bastante espacio disponible arriba de la cámara, para que las abejas vacíen los bastidores en el nido, que han sido utilizados para almacenamiento de miel. 3.- Prestar continua atención en la expansión del nido, al monitorear la transferencia de la miel del nido hacia las alzas durante toda la temporada de enjambrazón. El apicultor que observa y reacciona ante las necesidades de sus abejas, tendrá la oportunidad de permitir el agrandamiento del nido y la trasferencia de miel hacia arriba, y con ello, evitar la enjambrazón de sus colmenas y con ello, aprovechara la temporada de abundancia de néctar y producir miel. Claro, yo no conozco las condiciones de cada uno de los apicultores en nuestro país, y mucho menos pretendo saber los detalles en cada zona o región pero, estos principios se deberán adaptar a tus condiciones particulares. Recuerda, para permitir una expansión del nido, necesitas añadir alzas o más cámaras de cría, ANTES del flujo del néctar, para que las abejas al mover la miel adentro de la colmena, adapten los espacios para la expansión del nido. ع
REGLAS DEL SITIO
REDES SOCIALES
Prohibido el contenido ofensivo.
No al SPAM.
No a la publicidad abusiva.
No se permite la difusión de ningún material con derechos de autor.
La decisión del administrador es definitiva.
Por favor se decente.
Haz Click Aquí para ver más reglas
WHATSAPP
CONTÁCTAME
  • Foro Apicola Mexicano
  • Twitter Aurelio Páez