EXPLORA LA BIBLIOTECA

Hablemos de Abejas...

15 de oct. de 2018

Como y para que hacer núcleos

1 comentarios

 

 

Pocos comprendemos que el hacer núcleos es una parte esencial de un buen manejo de la apicultura moderna.

Este tema y lo he tocado algunas veces, pero ahora, le daré un giro “romántico” al asunto para que se les quede, si, ya los puedo ver con su cara de Gigante de Tula, como si el viento y la tempestad no los moviera, pero ya verán. Los reto a seguir con la lectura.

El núcleo romántico…

El

, pensamiento cultural y político de procedencia Alemana y del Reino Unido del siglo 18, fue una respuesta o irreverencia contra lo establecido que era el racionalismo de la ilustración y neoclasicismo –poniendo primero antes que todo; los sentimientos… ¡ahh, la irreverencia como respuesta! –qué bonito….

Se caracterizó, por romper con la tradición clasicista misma que se basaba en reglas establecidas y sin sentido común, solo tradición. “La libertad autentica, es su búsqueda constante” - dice en su descripción de romanticismo el diccionario. El romanticismo, es una forma particular de vivir, sentir, concebir de acuerdo al lugar de la práctica, y según las tendencias derivadas de otras artes o ciencias.

En mi concepto de formación de Núcleos Románticos, y apegados a la “Libertad autentica en una búsqueda constante” digo lo siguiente;

“Un núcleo y su creación, debe de ser por concepto individual, apegado a tus necesidades y capacidad, tomando en cuenta tus límites de práctica, estilo, entorno y equipo disponible, y con estricto apego a las tendencias y limitantes naturales”

Bien, a partir de esto, inicio mi concepto.

La creación de núcleos, tiene muchos motivos y funciones, que de saberse aprovechar, el apicultor sabrá regular o contrarrestar perdidas, proyectar incrementos, implementar practicas apícolas productivas, y aprovechar los productos de las colmenas al máximo, sin sufrir los tremendos estragos de la perdida de las colmenas tan prevalente hoy en día. No estoy diciendo que no perderás colmenas, lo que digo es que no sufrirás las bajas tan tremendas porque siempre estarás preparado a incrementar tus números cuando la situación así lo requiera, recuperar las perdidas, o vender y capitalizar tu operativo con los incrementos.

Pero,¿Qué es un núcleo?

-“Un núcleo, es la colonia más pequeña de abejas, con el mínimo de equipo posible, que es autosustentable y puede lograr a llegar a constituirse como una colmena completa.” (Octava Epístola, XXI capitulo, versículo 5487, de Aureliux Erectus a los Veracruzanos insensatos)

Un buen núcleos, tiene su propia reina ya en postura, de preferencia las abejas obreras y nodrizas son hijas de la misma reina. Algunos individuos los hacen de 5, 4, 3 y hasta 2 bastidores, y todo, dependiendo de la zona, la época del año, la floración y abundancia o falta de recursos; es aceptable. ¡Dije todo señores!, no se acongojen por favor…

¿Para qué sirve un núcleo?

Un núcleo sirve principalmente para que, efectuando una división de tus colmenas fuertes, incrementes el número de colonias que tienes. Ya sea para la venta, para incrementar, para “guardar” como forma de remplazo de las colmenas que mueren durante el invierno, la formación de nuevos núcleos siempre es muy útil, aun como forma de controlar la enjambrazón.

Un concepto erróneo

Los núcleos, no siempre es necesario que se hagan con abejas y bastidores de una sola colmena; puedes tomar un bastidor de pupa de una colmena, uno de polen de otra, miel de una tercera, y más pupa de una cuarta todas con las abejas pegadas en el bastidor, y de una quinta colmena, sacudir uno o dos bastidores de abejas más, y punto. Ni se pelean, ni se matan, al verse ya aisladas y en un grupo tan variado, las abejas se desorientan y terminan aceptándose. No les pongas en ese momento una reina, déjalas huérfanas por un día completo y luego, les instalas la reina.

Antes, se podía hacer núcleos ciegos o sin reina, y permitir que hagan su propia reina. Pero, debido a la africanización, esto ya no es tan buena idea. Una buena reina, de un buen criador, te garantiza una postura inmediata, y abejas dóciles.

Si encuentras cacahuates…

No, no te hagas un sándwich ni te sientes a ver la tele mientras te los comes que no son para eso, mejor, busca la reina si es que todavía está ahí, retírala junto con un bastidor de miel, uno de polen, dos de pupa cerrada y llévatela lejos de ese apiario, y si, ¡Zaz, acabas de hacer un núcleo!.

De los cacahuates o celdas reales que encontraste, puedes hacer núcleos de dos o tres bastidores para aprovechar las celdas reales. Pero al hacerlos, intenta y retira los núcleos del lugar donde estaba la colmena original, y dejas tan solo un núcleo en su lugar con una celda real para que cuando regresen las obreras, encuentren una celda que cuidar y hagan una nueva colmena. Si tienes más celdas que abejas y bastidores para seguir haciendo núcleos, saca otros núcleos de las otras colmenas, dejando tus celdas reales en el más poblado de los núcleos para que al día siguiente, y habiendo dejado los núcleos que requieres en orfandad, te acepten tu celda real y no la destruyan.

Utiliza tus reinas en los núcleos, como reinas que están en un banco de reinas, para que cuando una colmena fuerte se queda sin reina, la remplaces de inmediato por estas reinas en tus núcleos y así, no pierdes productividad. Un núcleo también se puede utilizar para la producción de reinas, y en la mayoría de los casos, se hacen de dos o tres bastidores dejando que la celda real madure y emerja en el mismo, y ya en plena y verificable postura, se saca la reina y repite el siclo. Cuando estos núcleos se pueblan demasiado, se pueden sacar bastidores de miel o de pupa, para fortalecer otras colmenas o para formar más núcleos o colonias.

Es bueno siempre que hagas un núcleo, hacerlo durante el momento que esta la floración en su apogeo, ya que sin esa condición, el núcleo puede caer víctima del pillaje de las demás colmenas fuertes.

Un núcleo muy lleno, se debe de atender o se enjambrara si no cuenta con el espacio suficiente para expandirse, si tus núcleos los haces en porta núcleos, en cuanto llenen tu porta núcleos, será necesario transferirse a cámara de cría para que continúen su crecimiento.

Como hacer un núcleo

Debes de iniciar, con una inspección detallada de tus apiarios. Evaluar con detalle la población, es absoluto y necesario para poder planear cuantos núcleos son posibles sacar. Si quieres producir miel, necesitas dejar las colmenas fuertes y tus núcleos, deberás de hacerlos de las colmenas más fuertes, sacándole unos cuantos bastidores para tu núcleo. Puedes también sacar abejas y bastidores de diferentes colmenas y mezclándolas, haces los núcleos. Ya determinando cuantos núcleos puedes sacar, ordena tus reinas. No esperes que un productor de reinas serio, tenga tus reinas al instante que las pidas, no funciona así. Deberás de planearlo con mucho tiempo, y de ser posible, estimar cuantas reinas necesitaras, las ordenas con tanto tiempo de anticipación como te sea posible. Ordena unas cuantas de más, para garantizar que tienes las suficientes, con las extra, las puedes utilizar para cambiar reinas viejas con mala postura, o en un núcleo sin reina, las puedes dejar enjauladas para que las alimenten las abejitas mientras buscas el uso que les vas a dar.

Para hacer el núcleo, si la zona tiene flujo de néctar y polen, deberás de considerar la población que quieres tener en tu núcleo, si puedes o no, dejar colmenas débiles para hacer núcleos, o si solo quieres incrementar números, y hacer nuevas colmenas para el futuro o remplazo de las que se pierden en el invierno.

En mi caso, el núcleo más común es el de 4 o 5 bastidores. Tomo dos bastidores con pupa a punto de emerger, y dos de miel y polen, o tres de pupa, y uno de alimento y un quinto bastidor vacío, para facilitar la expansión que se avecina. La pupa se deja en medio y los bastidores de miel y polen, se dejan en los extremos. Si los bastidores que tomaste no tienen suficiente población, deberás de sacudir abejas de otras colmenas, pero, con todo el cuidado para no traerte la reina. Se deja huérfano y se retira del apiario algunos kilómetros, esta práctica cambiara según el apicultor, los puedes dejar ahí también, siempre y cuando ya entiendas el proceso. Si los vas a dejar ahí, les tienes que sacudir bastante población en medio del día, para que las abejas que estén ya volando, regresen al nido original, pero que no se te debilite tanto tu núcleo. Si quieres que toda la población se quede, tendrás que llevarlo a otro lugar lejano. El núcleo permanece huérfano un día, aunque algunos prefieren más, yo no lo veo necesario. Al siguiente día, le instalas la reina en su propia jaula, a sabiendas que el “Candy” o tapón de azúcar que se le instalo por el productor de reinas, será consumido en aproximadamente 3 días, y la reina será liberada. Al tercer día, deberás revisar la jaula para cerciorarte que la reina fue liberada, y si no, deberás liberarla en el instante. Mucha gente alimenta los núcleos porque los hacen fuera de temporada y flujo de néctar, yo, para facilitarme las cosas, los hago durante el flujo y así, no alimento.

Otra forma más común para mí, es encontrar la reina, y transferirla a un núcleo, haciendo el núcleo con la reina vieja y la población, nunca lo abandona. Este tipo de núcleo, tiende a ser más exitoso.

 

Los núcleos, no siempre es necesario que se hagan con abejas y bastidores de una sola colmena; puedes tomar un bastidor de pupa de una colmena, uno de polen de otra, miel de una tercera, y más pupa de una cuarta todas con las abejas pegadas en el bastidor, y de una quinta colmena, sacudir uno o dos bastidores de abejas más, y punto. Ni se pelean, ni se matan, al verse ya aisladas y en un grupo tan variado, las abejas se desorientan y terminan aceptándose. No les pongas en ese momento una reina, déjalas huérfanas por un día completo y luego, les instalas la reina.

Antes, se podía hacer núcleos ciegos o sin reina, y permitir que hagan su propia reina. Pero, debido a la africanización, esto ya no es tan buena idea. Una buena reina, de un buen criador, te garantiza una postura inmediata, y abejas dóciles.

Si encuentras cacahuates…

No, no te hagas un sándwich ni te sientes a ver la tele mientras te los comes que no son para eso, mejor, busca la reina si es que todavía está ahí, retírala junto con un bastidor de miel, uno de polen, dos de pupa cerrada y llévatela lejos de ese apiario, y si, ¡Zaz, acabas de hacer un núcleo!.

De los cacahuates o celdas reales que encontraste, puedes hacer núcleos de dos o tres bastidores para aprovechar las celdas reales. Pero al hacerlos, intenta y retira los núcleos del lugar donde estaba la colmena original, y dejas tan solo un núcleo en su lugar con una celda real para que cuando regresen las obreras, encuentren una celda que cuidar y hagan una nueva colmena. Si tienes más celdas que abejas y bastidores para seguir haciendo núcleos, saca otros núcleos de las otras colmenas, dejando tus celdas reales en el más poblado de los núcleos para que al día siguiente, y habiendo dejado los núcleos que requieres en orfandad, te acepten tu celda real y no la destruyan.

Utiliza tus reinas en los núcleos, como reinas que están en un banco de reinas, para que cuando una colmena fuerte se queda sin reina, la remplaces de inmediato por estas reinas en tus núcleos y así, no pierdes productividad. Un núcleo también se puede utilizar para la producción de reinas, y en la mayoría de los casos, se hacen de dos o tres bastidores dejando que la celda real madure y emerja en el mismo, y ya en plena y verificable postura, se saca la reina y repite el siclo. Cuando estos núcleos se pueblan demasiado, se pueden sacar bastidores de miel o de pupa, para fortalecer otras colmenas o para formar más núcleos o colonias.

Es bueno siempre que hagas un núcleo, hacerlo durante el momento que esta la floración en su apogeo, ya que sin esa condición, el núcleo puede caer víctima del pillaje de las demás colmenas fuertes.

Un núcleo muy lleno, se debe de atender o se enjambrara si no cuenta con el espacio suficiente para expandirse, si tus núcleos los haces en porta núcleos, en cuanto llenen tu porta núcleos, será necesario transferirse a cámara de cría para que continúen su crecimiento.

Como hacer un núcleo

Debes de iniciar, con una inspección detallada de tus apiarios. Evaluar con detalle la población, es absoluto y necesario para poder planear cuantos núcleos son posibles sacar. Si quieres producir miel, necesitas dejar las colmenas fuertes y tus núcleos, deberás de hacerlos de las colmenas más fuertes, sacándole unos cuantos bastidores para tu núcleo. Puedes también sacar abejas y bastidores de diferentes colmenas y mezclándolas, haces los núcleos. Ya determinando cuantos núcleos puedes sacar, ordena tus reinas. No esperes que un productor de reinas serio, tenga tus reinas al instante que las pidas, no funciona así. Deberás de planearlo con mucho tiempo, y de ser posible, estimar cuantas reinas necesitaras, las ordenas con tanto tiempo de anticipación como te sea posible. Ordena unas cuantas de más, para garantizar que tienes las suficientes, con las extra, las puedes utilizar para cambiar reinas viejas con mala postura, o en un núcleo sin reina, las puedes dejar enjauladas para que las alimenten las abejitas mientras buscas el uso que les vas a dar.

Para hacer el núcleo, si la zona tiene flujo de néctar y polen, deberás de considerar la población que quieres tener en tu núcleo, si puedes o no, dejar colmenas débiles para hacer núcleos, o si solo quieres incrementar números, y hacer nuevas colmenas para el futuro o remplazo de las que se pierden en el invierno.

En mi caso, el núcleo más común es el de 4 o 5 bastidores. Tomo dos bastidores con pupa a punto de emerger, y dos de miel y polen, o tres de pupa, y uno de alimento y un quinto bastidor vacío, para facilitar la expansión que se avecina. La pupa se deja en medio y los bastidores de miel y polen, se dejan en los extremos. Si los bastidores que tomaste no tienen suficiente población, deberás de sacudir abejas de otras colmenas, pero, con todo el cuidado para no traerte la reina. Se deja huérfano y se retira del apiario algunos kilómetros, esta práctica cambiara según el apicultor, los puedes dejar ahí también, siempre y cuando ya entiendas el proceso. Si los vas a dejar ahí, les tienes que sacudir bastante población en medio del día, para que las abejas que estén ya volando, regresen al nido original, pero que no se te debilite tanto tu núcleo. Si quieres que toda la población se quede, tendrás que llevarlo a otro lugar lejano. El núcleo permanece huérfano un día, aunque algunos prefieren más, yo no lo veo necesario. Al siguiente día, le instalas la reina en su propia jaula, a sabiendas que el “Candy” o tapón de azúcar que se le instalo por el productor de reinas, será consumido en aproximadamente 3 días, y la reina será liberada. Al tercer día, deberás revisar la jaula para cerciorarte que la reina fue liberada, y si no, deberás liberarla en el instante. Mucha gente alimenta los núcleos porque los hacen fuera de temporada y flujo de néctar, yo, para facilitarme las cosas, los hago durante el flujo y así, no alimento.

Otra forma más común para mí, es encontrar la reina, y transferirla a un núcleo, haciendo el núcleo con la reina vieja y la población, nunca lo abandona. Este tipo de núcleo, tiende a ser más exitoso.

20 de oct. de 2018

Wow precisamente esta información es la que necesitaba. Gracias por compartir su experiencia con los nuevos apicultores don Aurelio.

 

Entradas más recientes
  • El primer indicio de que estas en medio de un flujo de néctar, es la aparición de la cera blanca, cera nueva, cera frágil y hermosa… Pero a pesar que el flujo de néctar nos arrojara una serie de buenas noticias externas, palpables a simple vista, la mecánica de desarrollo interno en las colmenas es una frágil danza del instinto de reproducción. Una copla que, de descuidarnos, nos arrojara enjambres, mismos que significara perdida de tus mejores reinas y grandes poblaciones que dejaran de ser de tu apiario y cuidado. Pero, si quieres saber que harán las abejas; pregúntales a ellas… No me mal intérpretes, por supuesto que no espero que en un restaurante, con una tasa de café y un panecillo, te sientes con un enjambre de abejas güeras italianas de piernas largas y ojos grandotes a un lado y, tomando un sorbo de café y una bocanada de humo de cigarro, elevando tus ojos al cielo, como quien se pierde en la galaxia o busca moscas en el techo, haces preguntas al enjambre y este, bajo miles de zumbidos y danzas, te hace saber que ambos se han vuelto locos y que la gente –pinche gente, hablara de ustedes porque la libertad y la locura, son poco comprendidas… Una forma de aprender de las abejas y enterarte de que es lo que ellas hacen y quieren; es a través de la observación. Y para observar, de forma metódica el comportamiento natural de las abejas, no hay otra mejor que observar las abejas silvestres dentro de un hueco de algún árbol. Ahí, solo son las abejas haciendo apicultura, ahí, no existen los programas de gobierno ni los subsidios ni mucho menos los presupuestos. Ahí, o sobreviven por si mismas o se las carga la calavera. Ahí no existe el manejo de primavera, ni de invierno, ni alimentas ni te robas la miel. Ahí solo sobreviven por sus instintos, genética y forma heredada e instintiva para la sobrevivencia. En los troncos huecos, las abejas almacenan mucha cera en penca, en anticipación para los flujos de miel, la necesidad de expandirse, y todo lo que conlleva la sobrevivencia del enjambre. Las abejas mueven la miel del nido hacia arriba durante la primavera y verano, ya sea que la muevan para almacenarla o para consumirla, pero abren paso para satisfacer sus necesidades e impulso de sobrevivencia o enjambrazón. En los huecos de los árboles, la miel aparte de ser el alimento que les dará la capacidad de calentar el nido por la energía calórica que significa, también juega un papel importante en la termorregulación de la colmena. Es una gran batería de almacenaje de calor que, ayuda a mantener la temperatura estable en medio de altibajos de temperatura en el exterior. El apicultor, ha aprendido por costumbres y enseñanzas, a subir alzas pero, ya cuando la población esta fuerte o la floración están a toda velocidad. Tenemos miedo de subir alzas quesque porque “se enfría el nido”. Yo que he trabajado y trabajo muchos nidos en árboles, puedo testimoniar que ellas siempre tienen las pencas de cera lista e instalada esperando el flujo del néctar. Para nosotros es solo producción de miel, para ellas es la sobrevivencia de las colmenas y ellas, anticipan el crecimiento y flujo de néctar desde siempre y se preparan para ello. Las abejas no siempre se convierten en máquinas incansables de postura y alimentación de larva, ellas también entienden y calibran la necesidad de reducción del nido para aprovechar y almacenar el néctar que en esos momentos entra de forma fuerte. Es necesario entender que las abejas tienen como instinto y lo practican en los troncos huecos, el de contar con panales de cera extra y abundante para aprovechamiento de flujos de néctar y condiciones climáticas óptimas para ellas. El crecimiento de la colmena inicia al final del invierno, sin flujo de néctar, lo hacen con el consumo de energía o recursos almacenados. Las abejas almacenan en panal el polen y miel, y en su cuerpo las proteínas y elementos nutricionales necesarios para un buen desarrollo y solo requieren de agua adicional. Para que una colmena se enjambre, necesita recursos, abundantes recursos y no es sino hasta que logra una expansión en el nido tanto de población, como de almacenaje de alimento. Cuando la colmena almacena miel operculada en las alzas sobre el nido, y el nido se expande, la colmena no necesariamente almacenara néctar arriba de las alzas con miel operculada. A menos de que el flujo de néctar sea fuerte, muy fuerte, las abejas perciben la miel operculada como el límite de su colmena, el bordo solido que absorbe energía calórica durante el día y en la noche la libera. Esta es una de las razones porque las abejas tienen problemas en almacenar miel sobre bastidores ya operculados, y no lo hacen, sino hasta que consumen la miel y dejan las celdas abiertas o en un flujo fuerte de néctar. Las colmenas que se preparan para enjambrar tempranamente, típicamente no almacenan néctar arriba de las reservas. En la preparación para la enjambrazón, la colmena inicia a cerrar o reducir el nido, inicia a consumir néctar y a iniciar celdas de enjambrazón. Para aprovechar los flujos de néctar, el apicultor debe de romper la barrera de la miel operculada sobre el nido. Una de las posibles razones que las abejas no almacenan néctar sobre bastidores de miel operculada, es por efecto de la termorregulación de la colmena y la necesidad de mantener ese fino y perfecto balance. La miel, que actúa como una batería calórica – masa calórica, aislaría los bastidores con néctar que, por razones propias de almacenaje, tendrán que deshidratarse y la miel operculada, aísla el néctar del calor del nido y la deshidratación se hace dificultosa. Una forma de determinar si la miel operculada es solo miel que está siendo transferida de unos bastidores a otros, es por la apariencia del opérculo. Si la colmena necesita espacio para el nido, y la miel operculada ha creado una barrera, las abejas la mueven en tendencia ascendente y como no existe el flujo de néctar que incentive la producción de cera nueva, las abejas reciclan cera vieja y hacen el opérculo que, ya no será con cera nueva y blanca, será con cera previamente utilizada y ya obscurecida con mieles y propóleos. La cera nueva y blanca la producen las abejas nodrizas y en la expansión temprana del nido, las abejas que trabajan el nido son abejas viejas y sin capacidad óptima para crear cera nueva. Además de abejas nodrizas, se requiere de una temperatura óptima para la creación abundante de cera nueva y la colmena que sale apenas del invierno, concentra todos sus recursos en solo calentar el nido y con una población limitada y solo de sobrevivencia. La presencia de la cera blanca indica flujos nuevos y fuertes, posibilidad de enjambrazón y abundante cosechas. La acumulación de miel siempre se limita al espacio que les damos, la cantidad de abejas pecoreadoras que se mantienen en la colmena y las condiciones climáticas. Las condiciones climáticas son ajenas a nuestra manipulación, pero llegar a los flujos de néctar con una población fuerte, y proveer el espacio necesario para el almacenaje de miel; los dos pueden ser manejados con éxito por el apicultor.
  • Bien, cuando hablamos de las abejas mordelonas, no debemos de dejar que nuestra imaginación nos lleve a una dependencia de gobierno, ni de agentes de tránsito, que buscando resolver los problemas de embotellamiento o abarrotamiento en las ventanillas donde se pagan las tarifas o multas, piden dinero “para ahorrarle la molestia de ir a la delegación”. No, no dejen que se los lleven los malos pensamientos. Las abejas mordelonas, han aparecido desde siempre, pero ahora, se ha seleccionado o están en proceso de seleccionar genética de abejas que, muerden el varroa. Ya habían identificado abejas que muerden las patas pero, en este caso, se han identificado abejas que tienen las mandíbulas sedientas de justicia, abejas tan terriblemente agresivas contra el varroa que no solo le muerden las patas – como niño hambriento que se le da una pata de pavo, sino que le siguen con todo el cuerpo como quien se comiera una torta de milanesa. Los productores de abejas de la cooperativa Heartland Honey Bee Breeders de Virginia USA, encontraron hace años en la línea Italiana Roja, abejas que mordían los interiores de las cajas, y desde el 2005, se conectaron con un criador de reinas de esa línea, que ha seleccionado la genética que muerde no solo las patas de acaro, sino muerde el cuerpo entero y lo destruye con furia. Esta característica, ha generado una conducta higiénica que mantiene las colmenas con un conteo muy bajo de varroa, de tal forma, que no es necesario tratar con medicamentos o ungüentos mágicos. La cooperativa inicio su programa de genética con abejas Minnesota Hygienic – famosas por tener características extremas de higiene, luego metieron abejas de Harbo y Harris, que son famosas por atacar el varroa, le agregaron la New World Carniola, por ser una abeja con características fuertes de “espulgado” – donde se espulgan unas a otras y se quitan los paracitos, agregaron genética de nuestro amigo Michael Palmer y de la Buckfast norteña, para agregar características de sobrevivencia invernal. La extraña mescla de genéticas, ha generado la abeja mordelona, muy sobreviviente e higiénica. Las acciones que las abejas toman contra el acaro varroa, es primero el espulgar el varroa las unas de las otras, luego, morder hasta matar y destrozar el acaro. La cooperativa está trabajando arduamente con la Universidad de Perdue, con el fin de crear el mecanismo de genética que pueda incluir todas estas características deseadas en la abeja del futuro.
  • Si yo fuera un rey, claro que no utilizaría un excluidor de reinas, porque como Rey de mi casa que soy, quiero a la reina de mi corazón y tripas, que haga lo que una reina hace y quiere. Así también en las colmenas, la reina que se excluye o limita, tendrá un desarrollo limitado - artificialmente. Pero, dejemos mi opinión personal por un lado, y expliquemos los básicos de un excluidor y sus problemas. Un excluidor, limita la postura de la reina, el limitar la postura, se limita la cantidad de abejas en la colmena, al limitar la cantidad de abejas en la colmena, se limita la producción de miel, al limitar la producción de miel, se limita nuestra capacidad adquisitiva, al limitar la capacidad adquisitiva se limita el producto bruto interno de un país, al limitar el producto bruto interno de un país, se limita la capacidad de desarrollo del país, cuando se limita la capacidad de desarrollo de un país, se limita el gasto publico principalmente en proyectos de obra social, cuando se limitan los proyectos de obra social, el pueblo entra en descontento colectivo, y si el pueblo entra en descontento colectivo; se avalancha sobre las calles a manifestarse y arruinan nuestros planes para visitar el centro histórico de la ciudad de México. –Por eso yo no quiero excluidores en mis colmenas, pero, cada quien tiene diferentes formas de ver las cosas y lo explicamos pues. El apicultor que utiliza el excluidor, lo hace por lo conveniente de levantar alzas, que solo contengan miel porque la reina se queda abajo del excluidor. Pero si el objetivo es ese, la producción de miel se afecta. En mi esquema de apicultura, yo utilizo dos cajas Langstrough, o cámaras de cría. Es conveniente y facilita invernar en climas extremos, además, su capacidad de almacenaje, permite un desarrollo mayor en la primavera. En la primavera, las abejas que invernan en dos cámaras, se reducen regularmente a ocupar un solo cajón, y de los dos cajones, terminan regularmente en el cajón de arriba. En estas fechas, se cambia el cajón de arriba hacia abajo y viceversa, proveyéndole así a la reina, lugar para la postura, puesto que los bastidores ya vacíos al final del invierno, tienen celdas disponibles para una rápida expansión. De esta manera, yo evito utilizar el excluidor, además, si la expansión de las abejas cuando la reina es muy prolifera, me lleva a colmenas con más de dos cámaras de cría, ya que llenen la tercera, yo divido todo en varias colmenas o dependiendo del tiempo, en dos bien pobladas, así es que el exceso de cría termina convirtiéndose en otra colmena que puedes poner a la venta o para producción de miel. El excluidor limita el espacio por donde pasan las abejas entre cajones, y como las obreras son menos gordis, la reina de amplias caderas, no pasara por el espacio ofrecido que es de 4.1 mm.
REGLAS DEL SITIO
REDES SOCIALES
Prohibido el contenido ofensivo.
No al SPAM.
No a la publicidad abusiva.
No se permite la difusión de ningún material con derechos de autor.
La decisión del administrador es definitiva.
Por favor se decente.
Haz Click Aquí para ver más reglas
WHATSAPP
CONTÁCTAME
  • Foro Apicola Mexicano
  • Twitter Aurelio Páez