EXPLORA LA BIBLIOTECA

Hablemos de Abejas...

14 de oct. de 2018

Metamorphosis

0 comentarios

 

 

Palabra sofisticada que encierra el complejo mecanismo de transformación. En nuestra abeja, el proceso cambia, transforma, evoluciona un simple huevecillo a un hermoso y sofisticado animal. La transformación o metamorfosis es el cambio irreversible que sostiene la abeja en su biología y vida.

Primera etapa es su transformación de huevo a larva, segunda fase es de larva a pupa y luego de pupa a abeja adulta. De las cuatro etapas de su biología, las tres primeras son las fases de desarrollo que comúnmente llamamos nidada, nido, camada o de una manera más incorrecta, se utiliza el termino postura. Postura por descripción biológica/entomológica o descriptiva, es la capacidad de una reina de depositar un conjunto o grupo de huevecillos pero, no es la palabra descriptiva necesariamente de las tres fases de desarrollo. Si vemos una colmena con bastidores llenos de larva operculada o en buen desarrollo, nuestra tendencia inicial es de decir; “hermosa postura”… sin darnos cuenta que la postura es el patrón del grupo de huevecillos, pero el desarrollo de estos, la alimentación de la larva y la sanidad y nutrición de la pupa operculada, es un mérito compartido del trabajo de toda la colmena, y no únicamente de la reina. La reina fue solo la esclava que comió varias veces su propio peso por día, para poder transformar ese alimento en huevo, haciéndola básicamente la fábrica de huevo de la colmena…

 

En el desarrollo del nido, tenemos tiempos en las etapas de desarrollo de acuerdo a las castas; para la reina; 16 días, para la obrera; 21 y para el zángano 24.

Estas etapas reflejan en sus celdas una diferencia de acuerdo a las castas que se desarrollan adentro. La celda de la obrera cuando es de reciente construcción, es la estructura hexagonal casi horizontal y con el tiempo, las fibras, cera y propóleo, las convierten en celdas redondas. En el corte transversal se puede observar una construcción piramidal en la base de precisión y con razones de diseño que le dan una garantía a su capacidad e integridad estructural de carga y para cargas. La celda de la reina, es vertical redonda y ligeramente cónica y en la mayoría de las veces; temporal. Solo se construyen para la creación de reinas y en la mayoría de las veces, se desechan después de que nace la reina. No tienen más propósito que eso, mas al contrario en las celdas de zángano y obreras, las celdas son de usos múltiples y múltiples funciones y reciclables de una generación a otra. En la etapa del desarrollo, la celdas son operculadas o tapadas según la el tiempo. En el caso de la obrera, el opérculo es convexo inicialmente y luego se aplana, en el caso de la reina y el zángano, el opérculo es sofisticado en forma de media esfera.

La metamorfosis de las abejas inicia desde las primeras tres etapas de desarrollo identificables en la colmena.

La reina pone los huevecillos al fondo o base de la celda que previamente habiendo sido limpiada y pulida por las obreras; dejan listas para la postura. En las celdas, quedan fibras, excremento, desechos del exoesqueleto y propóleos que las cubren para sanear la celda. El huevo es cilíndrico –parecido a un pepino, blanco, de pulida superficie y de 1.5 mm de largo más o menos. El huevo, en apariencia sedentaria por las primeras horas, iniciara el maravilloso espectáculo de la vida a dividir su núcleo por primera vez en las primeras 24 horas y así, dos arrojan 4, las 4 darán 8, las 8 se multiplicaran o dividirán en sí mismas y repitiendo el proceso, la semilla que fue un huevo, crecerá de manera increíble adquiriendo peso constantemente hasta llegar al estado o etapa de adulto.

Así de maravilloso es nuestro planeta entero, la vida se desarrolla constantemente a nuestro entorno y al tercer día a partir de un huevecillo, el embrión de nuestra abeja se forma y emerge del huevo como larva para poder continuar con su crecimiento pero, ya en forma de larva. En esta etapa, la larva no es más que una máquina de consumo de energía, proteínas, vitaminas, minerales, aminoácidos y la colmena entera, dedica muchos de sus recursos para garantizarlo. Cuando las condiciones son inapropiadas, las abejas comerán la larva y huevecillos, no para deleitarse en un canibalismo solo visto en los funcionarios rapaces y voraces, sino para conservar los recursos que, al comer, almacenan en sus cuerpos para utilizarse en mejores momentos.

La larva emerge cuando tiene 72 a 82 horas de formada, y con un movimiento suave rompe la cascara del huevo de donde saldrá un “caldo” de nutrientes en el cual se alojara. El movimiento que permite salir del cascaron, también continua para alojarla en una posición de curvatura y permite, como en el embrión humano, la posición fetal para una formación propia de la larva. En el estado larvario, las abejas no tienen ojos, antenas, patas, alas ni nada de órganos motores, son básicamente un gusano con boca para ingerir los nutrientes que se les proporcione y que serán el marcador que les seguirá durante su corta vida. Una abeja bien alimentada en su etapa larvaria, tiene mayor resistencia a las enfermedades y es parte de una mejor colmena.

Durante este periodo larvario, las abejas sufren 6 etapas en que el exoesqueleto es remplazado. El exoesqueleto no crece junto con la larva y es necesario que se cambie a otro de mayor tamaño para permitir el crecimiento de esta.

900, 1700 y 2300

Iniciando de huevo, la larva de la abeja obrera crecerá 900 veces su tamaño original.

El zángano aumentara 1700 veces su tamaño y la reina 2300 veces. Esto indica varias cosas importantes y no muy habladas entre nosotros los apicultores. La postura de la reina es solo eso; postura. Pero es de la colmena en general la organización y logística que permita desarrollar entre 1000 y 3000 huevecillos y aumentar su peso entre 1700 y 2300 veces para cumplir con ciclos.

La presencia de zánganos en las colmenas solo indican que la colmena tiene bastantes recursos, mucho alimento, de sobra obreras y pecoreadoras que los atiendan y una salud buena dentro de la colmena.

Durante el estado larvario, la abeja sufre 5 de las 6 “mudas” que es la renovación del tegumento o recubrimiento del cuerpo y es lo que conocemos como el exoesqueleto. La ultima muda o renovación será ya como abeja desarrollada. Las primeras 4 mudas ocurren casi a 24 horas una de la otra, y en la quinta la larva se transforma de larva a pre-pupa. Al final del noveno día, la larva será operculada o “tapada” iniciando un periodo de inactividad puesto que hasta este momento, la larva habiendo tenido un movimiento continuo, se cubrirá de un capullo de ceda para emerger unos días después según su casta. La 5ª muda ocurre el día 11 y arroja una larva de color blanco llamada pre-pupa. El color inicia a aparecer primero, en los ojos al 13avo dia, luego en el abdomen y piernas en los días 15 y 16, las alas en el día 18 y por final las antenas al día. La última muda ocurre el día 20 donde todos los órganos estarán listos y la abeja inicia a despercular su celda para luego emerger en el día 21.

La larva se alimentó y movilizo constantemente hasta llegar a su etapa de larva. El aparato digestivo de la larva, no funciona de manera completa hasta que la abeja emerge y con ello, permite que los desechos de lo digerido sean acumulados dentro de su cuerpo y no contaminar su celda. No es hasta el momento que la larva se rodea de un capullo que ella misma fábrica de ceda, que excrementa entre el capullo y la celda, para así mantener propia sanidad. La etapa de pupa, es la etapa de la más larga trasformación o metamorfosis en la abeja, donde los cambios de temperaturas son determinantes para las funciones que desarrollara la abeja ya en su etapa de adulto. (Tautz et al. 2003) Según Tautz, en sus análisis encontró que cuando la pupa es criada en temperaturas más altas, la tendencia a pecorear y ejercer las danzas identificadoras de campos de néctar, son más frecuentes y más fuertes. Antes de emerger la abeja completamente formada, dejara su exosqueleto e iniciara a formar el siguiente y es por ello que una abeja nueva es débil o frágil, no puede picar o volar.

Entradas más recientes
  • No es un secreto; entre más abejas tiene una colmena, más producción tendrá. Entonces, si tu apicultura requiere de alta producción o es enfocada a la producción de miel, tu sistema de manejo deberá incluir una forma específica para mantener altas poblaciones listas para la cosecha. Hace más de 50 años que el Dr. C.R. Farrar, a través de mucha experimentación, logro mantener nidos de 3 cámaras de cría con la manipulación del nido y los bastidores de manera constante, y con ello, descubrió también que el instinto de enjambrazón se reducía considerablemente. Este es el concepto de un nido sin límite, y con ello, se logran las grandes poblaciones. Para muchos apicultores, las grandes poblaciones resultan ser un problema y hacen siempre todo lo posible para bajar la población – grave error. Una gran población debe de ser sinónimo de ganancia, que en forma de producción de miel, polen, propileo, cera, reinas e incluso núcleos o colmenas enteras, se deben aprovechar. Una alta población siempre ha causado susto en los apicultores porque de no saberse manejar, arrojara enjambres y una colmena que se enjambra, no produce miel. Las colmenas, para enjambrarse, requieren de una población de abejas adultas, jóvenes y nuevas. En su intento o proceso para enjambrarse, lo primero que se ve es el almacenamiento de miel en las celdas altas del nido, donde cada abeja que nace, es remplazada con néctar y de esa manera, paulatinamente reducen el nido. Las abejas en su instinto de preservación, tendrán la enjambrazón siempre latente cuando se encuentran en posibilidad de reproducirse por medio de la enjambrazón. La manipulación que debe de darse, es a través de mover miel en una tendencia ascendente, y proveyendo de celdas vacías de las intermediaciones inmediatamente ascendentes al nido. Las abejas al ver celdas vacías arriba del nido, tienen por urgencia llenarlas de néctar para mantener la termorregulación de la colmena pero, siempre y cuando tengan en la o las cámaras de cría, el suficiente espacio para la postura. La manipulación del nido y colmena se puede resumir en 4 pasos básicos; Mover la miel que se almacena arriba del nido desde muy temprano en la temporada. Mover miel que se almacena directamente adyacente o contigua a los bastidores con postura. Proveer de bastidores vacíos en los límites superiores y laterales del nido. Trabajar las colmenas con diligencia durante la época temprana de enjambrazón para poder reaccionar a tiempo en el momento que las colmenas inicien a tapar el nido. El instinto de enjambrazón, al verse manipulado, se cambia en un estado continuo de lucha por llenar los espacios adyacentes al nido, con miel y la creación de celdas reales no iniciara sino hasta que tengan las condiciones propias para enjambrar. El mantener el nido “siempre abierto”, hace que toda la colmena se dedique a fortalecer con postura o miel, las fronteras del nido y esto, causa la alta producción durante un flujo de néctar. Debemos de aprender a observar cuando las colmenas inician a saturar con miel el “techo” del nido, porque un “techo” de miel o de bastidores solidos con miel, calma el instinto voraz de almacenamiento de miel. Almacenaran porque tienen abundancia, pero no porque a través de la manipulación se logra un almacenamiento más agresivo para crear ese “techo” – necesario para la termorregulación. Una de las formas es sacar bastidores de miel que está directamente almacenada arriba del nido, subirla a otra caja intercalando bastidores vacíos con bastidores llenos, y la “violación” de ese espacio o “cielo”, creara un sentido de urgencia para cerrarlo de nuevo. Esta “ruptura” del espacio o cámara o “cielo” de miel, envía un mensaje de abundancia de espacio disponible a la colmena que evita la enjambrazón. Las colmenas se dedican a producir miel y cría para llenar ese espacio que, gracias a la manipulación del apicultor, parece siempre estar necesitado de más miel o más cría o ambas. La manipulación de bastidores, debe de ser de 4 a 6 semanas antes de la aparición de la cera blanca para una mayor efectividad. Para verificar si tu sistema de expansión continua del nido y el almacenamiento de miel funciona propiamente, deberás de observar el aro de reserva de miel, fuera de tu cámara de cría y la cría, se subirá en ocasiones a las alzas de miel, que en darse el caso, solo se deben de remplazar los bastidores con bastidores vacíos y los que ya tienen miel y larva, se suben a la parte más alta de tu sistema para que las abejas terminen su siclo y esas celdas las llenen las abejas con miel. El aro que forman las abejas entre el nido y la miel, deberá de contener celdas en todo tipo de estado de desarrollo, y el nido, deberá de contener una postura sólida que, ya sea en celdas operculadas o abiertas, demuestran una buena y abundante alimentación y sanidad de la colmena con postura sólida y celdas con larva sobre una abundante cama de alimentación. Así mismo, se debe de mantener un espacio de celdas vacías y disponibles para la postura en el aro o espacio entre postura y reservas – esto es el concepto del nido sin límite, que es con el fin de obtener grandes poblaciones en todo momento y las grandes poblaciones producen grandes cosechas. 9
  • Un paquete es básicamente un enjambre en una caja con una reina nueva. Se les conoce también como “enjambre sacudido”, porque provienen de sacudir bastidores de una colmena fuerte. Son muchos los sistemas, y varios los motivos para hacer paquetes, pero, hablare solo de dos estilos. El paquete americano Un paquete americano, es manejado en 1 kilo, 1.5 kilos y 2 kilos. Claro, entre más kilos tenga, más caro es y más productivo será. Un kilo de abejas contiene más o menos 7 mil abejas y el más recomendable de los paquetes, tendrá que ser de más de 10 mil. Para climas cálidos, la cantidad de abejas parece no interesar tanto, ya que la masa mínima o la inclaustración invernal, el monto necesario para mantener la temperatura óptima, se minimiza por la temperatura alta. Pero, entre más abejas tienes, mas producción y más rápido será el desarrollo. Para producir paquetes es necesario producir colmenas fuertes, para producir colmenas fuertes, es necesario buena alimentación natural o artificial, para aprovechar la alimentación, se necesitan colmenas sanas y libres de problemas, para obtener colmenas sanas, se necesita el conocimiento y disciplina de momentos, para el conocimiento necesitas leer, experimentar, observar, y rodearte de gente experta en la materia de crianza de abejas. Con esto te digo que la producción de abejas para la venta, es negocio pero, para el que ya ha dominado otros aspectos de la apicultura cotidiana. El paquete americano inicia inmediatamente después de la polinización del almendro. En USA la apicultura depende en un 60% para generar sus ingresos, en la polinización y en todo el mundo, esta es ya una tendencia inevitable. El valor que aporta la apicultura a la producción de alimentos, es ya de conocimiento general y solo falta que nosotros los apicultores les demos el valor real al rol de las abejas. Para la polinización, se generan colmenas fuertes y al momento de la polinización se genera mucho polen y néctar de gran calidad, y en estados como Georgia y el sureste de Texas, la floración que inicia fuertemente produciendo grandes cantidades de abejas temprano en la primavera. Los estados más productivos de paquetes son Georgia, Texas y California, donde una combinación de buen y cálido clima, con buena humedad, genera las condiciones perfectas para producir paquetes y las reinas que estos demandan. Las colmenas después de la polinización se alimentan agresivamente con jarabe y torta proteínica estimulando así, la postura y generando cajas repletas de abejas. Los apicultores logran obtener de 3 a 4 cajones de cámara de cría donde abundan las abejas y como la floración y cosecha esta aún lejana para ellos, capturan o cosechan abejas de las colonias fuertes para hacer sus paquetes y además, el principal detalle o reto es mantener las colmenas tan fuertes como sea posible, pero evitar la enjambrazón. Las colmenas se abren, y se busca la reina en la mayoría de los casos, en otros, no se busca la reina y se sacuden los bastidores sobre un embudo que es coloca sobre una caja/jaula, y llegando al nivel adecuado o deseado, se deja de sacudir bastidores, se cierra, se les pone una lata de jarabe y una reina en jaula. Algunos ponen pedazo de material excluidor de reinas en el embudo para separar las reinas. El paquete europeo, es cosechado después de la cosecha de miel. Muchos de los apicultores que se dedican a la miel , anticipando la producción de paquetes instalan un excluidor de reinas entre la cámara o cámaras de cría y las alzas, y al momento de cosechar miel, sacuden las abejas en las alzas sobre los embudos para cosechar simultáneamente enjambres y miel, dejando las colmenas con las cantidades de abejas necesarias para sostener el crecimiento de su ahora colonias sin tantos cajones, y cosechando abejas para no tener que mantenerlas sin recursos y además, sin tanto espacio después de las floraciones.
  • Se dice que todos los insectos se comunican, pero las formas de comunicación, transmisión de información, detonantes biológicos a través de ellos, y decisiones colectivas son aun un misterio para la mayoría de los expertos. Somos seres complejos y sujetos a muchos actos naturales que pareciendo ajenos a nuestras personas, estamos sujetos y dependientes de ellos. Las mareas, las diferentes etapas de la luna, las estaciones, e magnetismo, la rotación de la tierra, y aun la posición estelar, nos afecta de alguna forma, y se pudiera decir que nos permite identificarnos y de cierta forma comunicarnos en manera conjunta entre nosotros. Somos todos hijos del mismo creador, y estamos ligados a su huella sobre la misma existencia. Las abejitas al igual que nosotros, responden a todos esos estímulos y comunicación del mismo universo, para efectuar sus tareas diarias y detonar las actividades que las aran exitosas y propagar la especie. Pero, aun que hablemos de una comunicación, información explicita, y normas naturales que forjan los siclos de vida de las colmenas, debemos de saber, que las abejas también se comunican entre sí, con olores, vibraciones, danzas y sonidos audibles que no dejan de ser mas que vibraciones con frecuencias audibles para nosotros. Las abejas que típicamente forman colonias de 50,000 individuos, son altamente sociables en la maravillosa comuna llamada colmena. Se cuidan a sí mismas, y sobreviven sin intervención humana y prosperan sin nuestra ayuda, pero para que eso suceda, esos 50,000 individuos tienen que tener la forma de comunicarse para garantizar su éxito. Todas las formas características de comunicación de las abejas, está ampliamente explicado y documentado. Es sabido que cuando una abeja encuentra un flujo de néctar importante, regresara a la colmena para comunicar su hallazgo proveyendo vectores, latitud, distancia y tipo de flujo además de que tan importante es. Es a través de una danza “8” que estas se comunican para ello y que ese movimiento de cadera, muslo y pecho; ¡la misma Shakira envidiaría! El Doctor Robert C. King y el Doctor Wenner de la Universidad de California en Santa Barbara, decidieron grabar estas danzas, pero con sonido. Descubrieron con ello, que las abejas emiten sonidos durante la danza “8”. En estos sonidos, la frecuencia de 32 siclos por segundo se pudo observar, y que la duración de la frecuencia durante la danza, es directamente proporcional a la distancia que las abejas como fuente de néctar, polen, propóleos o agua. Los resultados de la investigación fueron tan contundentes, que se estableció que las abejas reportan la distancia a las fuentes de recursos con un lenguaje audible. Pero, ¿cómo es el mecanismo que produce estos sonidos? Al principio, se asumió que las imitadoras de Celia Cruz, Jennifer López, y de Juan Gabriel, al mover sus abdómenes, producían los impulsos de sonido, pero para comprobarlo, se les pego un pedazo de celofán a un micrófono y el celofán, se coloco de forma que cuando las abejas al regresar y bailando una Cumbia, cualquier sonido fuera transmitido al micrófono. La frecuencia de los sonidos emitidos y grabados, resultaron ser en una frecuencia de 2.5 mayor intensidad que las vibraciones de las caderas de nuestras bellezas latinas –las abejas eran italianas nacidas de zánganos mexicanos quiero creer yo. De manera simultánea, en la Universidad de Múnich en Alemania, Harald Esch atando un imán al abdomen de las abejas, demostraría que la danza y sonido, tenían diferentes orígenes. Ahora bien, si un avión se le asigna un destino y procedencia, y se viaja a determinada velocidad, ¿Qué pasa cuando la velocidad es continua, pero la distancia recorrida es menor porque se enfrenta a una corriente de aire que causa tardanza? ¿Cómo sería posible que las abejas compensaran por las condiciones de viento que enfrentan y aun así, conservar la comunicación verídica? Simple; las abejas siempre tratan de viajar a la misma velocidad tomando el contorno geográfico como referencia, y compensan los vientos con acelerar o desacelerar la velocidad de las alas, para contrarrestar el efecto de los vientos.
REGLAS DEL SITIO
REDES SOCIALES
Prohibido el contenido ofensivo.
No al SPAM.
No a la publicidad abusiva.
No se permite la difusión de ningún material con derechos de autor.
La decisión del administrador es definitiva.
Por favor se decente.
Haz Click Aquí para ver más reglas
WHATSAPP
CONTÁCTAME
  • Foro Apicola Mexicano
  • Twitter Aurelio Páez